Espacio de aprendizaje sobre Comunicación Digital

Web social: Definición y características

Evolucion web1

Cuadro comparativo Web 1.0-Web 2.0

La Web 2.0 es una evolución de la web, una nueva visión ya que el internet de la Web 1.0 trata de páginas estáticas HTML que no eran actualizadas de manera frecuente.

Es la evolución de la web en una plataforma donde los contenidos son compartidos, gestionados, creados y modificados por los usuarios. El ejemplo de 2.0 por excelencia es Google.
Google comenzó como una aplicación en la Web, nunca se vendió y se entregó como un servicio sin poner ninguna de las “trampas” de la industria del software.Google se apuntó a la mejoría no como Netscape en la web 1.0)
La web 2.0 posee características ya obvias para todos como:
  • Web como plataforma, posee un posicionamiento estratégico.
  • El usuario controla sus propios datos, posicionamiento del usuario
  • Competencias centrales, como: Actualización efectiva, arquitectura de la participación, mezcla de la fuente y transformación de datos
  • Aprovecha la inteligencia colectiva. La inteligencia colectiva es lo que creamos los usuarios generando contenidos. La contribución de contenidos, interés y dinamismo por parte de los usuarios.
Cada vez creamos más contenidos, blogs, wikis… Se comparten objetos digitales, se etiqueta y se valora (rating) mediante asignación de puntajes. Un ejemplo de inteligencia colectiva será la Wikipedia.
El fundamento de la Web 2.0 es el hiperenlace. Un usuario descubre un contenido, cuelga un enlace para que otros puedan verlo y compartirlo en otro lugar, así sucesivamente. La red de conexiones en la web crece como producto de la interactividad de todos los usuarios.
Las tecnologías donde se apoya la web 2.0 son las redes sociales, los blogs, las wikis y los folcsonomías.
Algunas páginas poseen la idea de que la Web 2.0 es una actitud, no una tecnología. Le inculcan el concepto de long tail acuñado por Chris Anderson para referirse a tipos de negocio y modelos económicos de páginas como Amazon.
La Web social o la Web 2.0 es un fenómeno que está afectando por igual a los diferentes ámbitos de la actividad humana. Se encuentra presente en las relaciones sociales, en la economía, en la comunicación, en la administración, en la educación, en la cultura.
Según, José-Antonio Merlo-Vega (ThinkEPI2009 . Estrategia y Prospectiva de la Información) hay diez principios que definen a la Web social:
  • El navegador como herramienta. La Web social es ante todo Web, por lo que sus sistemas y aplicaciones están asentados en lenguajes de marca. CCS, XHTML o XML son las bases de esta tecnología, por lo que desde cualquier navegador se puede tener acceso a los servicios de la Web 2.0. La nueva Internet no anula a la anterior, sino que la complementa mejorándola, la toma como base y a ella debe lo que es. La etiqueta 2.0 implica una evolución, pero se puede seguir hablando de la Web, sin calificativos, de un desarrollo de Internet, donde las posibilidades para la participación son la principal novedad.
  • La cooperación como método. El colectivo es importante y la Web social parte de su reconocimiento. Las tecnologías sociales están diseñadas con arquitecturas de la información abiertas, que permiten que las opiniones se sumen y los comportamientos de todos sean tenidos en cuenta. En la nueva Internet se trabaja de forma distribuida, pero a través de relaciones directas, que se reflejan en acciones como la construcción conjunta de contenidos en línea o en la posibilidad de publicar comentarios en páginas ajenas. Es la consideración de la inteligencia colectiva.
  • La interoperabilidad como fundamento. Las tecnologías de la participación empleadas por la Web social permiten la integración de herramientas. Sistemas de programación como AJAX o los lenguajes de etiquetas ofrecen la posibilidad de compartir códigos, reproducir en webs particulares contenidos externos o establecer interfaces con aplicaciones que se ejecutan en servidores remotos. Las APIs o los widgetsâ o la sindicación son ejemplos de este principio. El uso de protocolos comunes, metadatos normalizados y arquitecturas abiertas explican el éxito incontestable de la Web social.
  • La sencillez como pauta. La Web social ha simplificado al máximo la publicación de contenidos. La facilidad para crear y mantener blogs o wikis, el desarrollo de favoritos vía web, la difusión de perfiles personales en redes sociales, por mencionar algunos ejemplos, son acciones que requieren escasos conocimientos técnicos. Para compartir archivos, redifundir recursos, filtrar noticias o integrar servicios ajenos en webs propias no es necesario ser un experto. La popularidad de los de los servicios de la Web social se debe en gran medida a la parquedad de los conocimientos requeridos.
  • El etiquetado como sistema. La información digital presenta la característica de poder incluir datos sobre sí misma. Las herramientas de la Web social emplean las descripciones realizadas por los usuarios, que se intercambian de forma automática, estableciendo redes de términos que llevarán a informaciones similares, con el valor añadido de que el uso generalizado de un término implicará un volumen importante de recursos digitales en cuya descripción se ha empleado. Los esquemas de metadatos y microformatos o la inclusión de etiquetas en las aplicaciones sociales son determinantes para compartir información semántica, lo que equivale a compartir recursos digitales.
  • La participación como principio. En la Web social la información se comparte. Los datos personales son difundidos en redes sociales. El software social posibilita que se valoren recursos y sean etiquetados en función de la opinión de quienes los emplean. Los sistemas de filtrado permiten que los contenidos considerados interesantes destaquen entre los generados en un periodo de tiempo, en un medio o sobre un tema. Los favoritos compartidos, las compras sociales y los sistemas de valoración ofrecen como resultado que sean los usuarios quienes establezcan la calidad o utilidad de los recursos. Las tecnologías permiten una cooperación que se traduce en la colaboración de los usuarios a través de sus aportaciones, sus conductas y sus opiniones.
  • La variedad como realización. La Web social no admite límites, ya que existe una gran diversidad de manifestaciones. Servicios de información y aplicaciones informáticas muy diversos pueden ser catalogados como Internet 2.0. Desde la compra de productos en proveedores que tienen en cuenta los gustos, acciones y hábitos de los usuarios, hasta los servicios en los que se puede etiquetar la información, pasando por los servidores de almacenamiento de archivos, en los que los documentos se relacionan independientemente de su origen, todo puede ser clasificado como 2.0. Un servicio de referencia basado en las respuestas de los usuarios es Web social. Una aplicación que permite integrar en una página las noticias de diarios digitales, consultar en la misma el correo electrónico o emplear herramientas ofimáticas, también es Web 2.0.
  • La personalización como posibilidad. El usuario decide cómo emplear las tecnologías de la participación, qué servicios le son útiles y bajo qué forma y condiciones los va a utilizar. La adaptación de las aplicaciones, el desarrollo de interfaces particulares de herramientas, la utilización de contenidos externos mediante sindicación o a través de la inserción de códigos, el uso de widgetsâ para la integración de recursos informativos externos (mapas, temperatura, diccionarios, noticias, etc.), son distintas piezas que el usuario empleará a partir de su creatividad y sus necesidades. Las tecnologías son las mismas; los servicios, también; los recursos, idénticos, pero el usuario los puede individualizar según su criterio y conveniencia.
  • La experimentación como norma. Nada es eterno en la Web social. La renovación de los resultados es constante; las actualizaciones, permanentes; las novedades, cotidianas. Se trata de la beta continua, como se suele denominar a esta característica de la Internet 2.0. Las tecnologías avanzan y ofrecen nuevas posibilidades. Los servicios adoptan las novedades tecnológicas y las adaptan a sus objetivos. Los usuarios que emplean la Web social son conscientes de la constante renovación de los recursos y las consiguientes posibilidades de mejora que suponen, así que esperan y asumen los permanentes cambios.
  • El desinterés como base. El carácter social de la nueva Web también incluye como elemento definitorio la búsqueda del bien común. Las tecnologías son abiertas, al igual que lo son los recursos. Se parte de la ausencia de intención mercantil, de la generosidad o el altruismo en el uso de las aplicaciones, los servicios y las informaciones. Las comunidades de software libre y las iniciativas de acceso abierto a la información científica están en sintonía con el uso compartido de los recursos que posibilitan las tecnologías de la Web social. La Internet 2.0 también tiene una faceta comercial, aunque no suele afectar al usuario general, sino a las empresas que quieren dirigirse a sectores específicos, conocerlos y comunicarse con ellos de forma directa y pertinente.

Ciberimaginario

Research Group of Rey Juan Carlos University and Research Association ICONO14

Latest posts by Ciberimaginario (see all)

Deja un comentario

*

Por seguridad, por favor, realiza la siguiente operación *

captcha *