Espacio de aprendizaje sobre Comunicación Digital

Técnicas SEO del sitio

Las técnicas generales recogen procedimientos que son aplicables de forma global a un sitio web, o lo que es lo mismo, que debemos tener en cuenta de forma global a la hora de diseñarlo.

  • Generar palabras clave adecuadas

    Valiéndonos del aforismo de Mark Twain, podemos decir que la diferencia entre una palabra clave adecuada y la que es casi adecuada es la misma que entre un rayo y una luciérnaga.  Tal es así, que parte de los estudios SEO que se realizan están dirigidos en este sentido: descubrir, para cada caso, quién es el rayo y quién la luciérnaga. No tenemos una bola de cristal, pero sí ciertas técnicas y muchas herramientas (ver anexo) que nos ayudan en la tarea.

    Lo primero que debemos saber es que la forma de buscar por palabra clave ha evolucionado con el paso del tiempo. Recogiendo datos de OneStat, este sería el modelo actual que impera en la Red, y cómo ha evolucionado en relación al año 2001.

    Búsqueda palabras claves

    Fuente: Ciberimaginario

    Como se observa, se ha pasado de una búsqueda basada fundamentalmente en una sola palabra, a búsquedas más complejas en las que se incorporan varias palabras, incluso frases completas.

    ¿Pero cómo lograr buenas palabras clave, esas que los usuarios introducirán para encontrarnos? Algunos consejos:

    • Ponerse en el lado del usuario. Pensar en el problema que pretende resolver, y la forma en la que lo describiría.
    • Focalizar el elemento fundamental que ofrece nuestro sitio.
    • Focalizar el público objetivo, el target, y cómo realiza sus búsquedas este.
    • Potenciar los elementos diferenciales, y compararnos con la competencia, evaluando qué palabras clave utilizan.
    • Considerar que los buscadores diferencian palabras clave que estén en plural o singular, o que figuren escritas juntas o por separado (socio económico o socioeconómico)
    • Tener en consideración las diferencias lingüísticas regionales o dialectales, los argots, los lenguajes técnicos… que puedan estar vinculadas con nuestros públicos objetivos.
    • Seleccionar palabras clave que sean utilizadas, además, en el texto de la información (en la página)
    • Aunque los buscadores tienden a obviar determinadas palabras como los artículos, las preposiciones, los adverbios, etc. según el tema que tratemos, conviene asegurarse sobre cómo se comportan los buscadores en cada caso; se recomienda hacer pruebas para ello.
    • Ordenar las palabras clave por relevancia. Las primeras siempre son las más importantes para los buscadores.

    Otro aspecto que debemos considerar es el número de palabras clave que conviene incluir. Aunque no está establecido oficialmente en ningún sitio, lo que sí sabemos es que sobreoptimizar el sitio cargando una lista indefinida, y absolutamente diversa, de términos clave es un error. Nuestras palabras clave deben ser eficaces, y para ello, apuntar a la diana. Por ello, se suele establecer una horquilla de entre 6 y 12 palabras clave como el número óptimo que debemos incluir. Eso sí, generar, como veremos, cierta redundancia de las palabras clave en diferentes elementos de la página será positivo.

  • Optimizar el texto visible

    Entendemos como texto visible todo aquello que el navegador puede mostrar (se excluyen, por tanto, la información de cabecera de los ficheros html, etc.)

    Los buscadores penalizan la inserción de texto en una página que no pueda visualizar el navegador, bien porque se oculta con el mismo color de un fondo (texto rojo sobre fondo rojo, etc.), mediante plantillas de estilo trucadas, capas fijas de color, etc. Como no les gusta lo penalizan, y tarde o temprano descubren el truco. El consejo: ¡no hacerlo!

  • Optimizar la densidad de palabras clave

    Para conocer cuál es el foco temático de una página los buscadores contabilizan las palabras incluidas en la misma. Con ese recuento, sacan estadísticas y definen cuáles son los ejes, o palabras clave, que marcan el contenido de la misma.

    La relación que se establece entre las veces que aparece una palabra en una página y el número total de palabras es lo que se conoce como densidad de palabras clave.

    A simple vista, podría parecer que cuanto mayor es ese número, mejor. Pero los buscadores están precavidos ante prácticas fraudulentas, y cuando creen que se está realizando stuffing (es decir, plagando un texto de una determinada palabra de manera forzada) penalizan a la página.

    El valor idóneo actualmente para una densidad de palabras clave oscila entre el 3 y el 4%.

    Es importante comprobar que ese el valor máximo (o entorno a él) de la palabra o palabras foco, y que no hay otras que, accidentalmente, superan dicha cifra, pues de otro modo el buscador tomará a aquellas como más relevantes.

  • Dar semántica a las páginas del sitio

    Es muy importante marcar adecuadamente los elementos de todas las páginas. Ello facilita la indexación semántica de los distintos elementos de un sitio.

    Los títulos deben estar marcados como tales (<H1>, <H2>…), las listas numeradas y sin numerar, las citas… Todas, independientemente del diseño, deben aplicarse para definir la estructura correcta del documento. Los buscadores lo agradecerán, y los resultados de nuestros sitios, también.

  • Optimizar el nombre de dominio

    El nombre de un dominio (la URL) es el primer elemento de “reputación digital”. Debemos concederle una importancia capital, ya que en él radica buena parte de nuestro éxito.

    Cuando es viable, el que contenga la palabra clave foco de nuestro sitio, ayudará enormemente a mejorar la visibilidad del mismo en los buscadores.

  • Incluir etiquetas ALT para todos los elementos no textuales

    Los buscadores son usuarios “ciegos”. Cuando encuentran por ejemplo una imagen son capaces de reconocer que está ahí, pero poco más; salvo que esta tenga un texto alternativo que explique su contenido, no podrán indexar la información que contiene o representa dicha imagen. Esto mismo, vale para cualquier elemento no textual.

  • Optimizar adecuadamente los documentos

    Los buscadores privilegian las páginas que poseen un tamaño adecuado, es decir, que está optimizada en relación al contenido que presenta.

    Normalmente, se maneja la cifra de 101 Kb como el límite  razonable de tamaño (peso), pero lo cierto es que esto depende de muchos factores, especialmente de la comparación que se haga en relación a la competencia.

    En cualquier caso, debemos procurar optimizar al máximo los sitios, jugando siempre en un equilibrio entre optimización y tamaño.

  • Linkbaiting

    Técnica basada en explotar el carácter viral de la web para difundir una información y/o un documento, y lograr, mediante este sistema, ampliar el número de enlaces a una Web de la forma más rápida que sea posible.

    Requiere dos pasos fundamentales:

    1. Crear el elemento de interés que aporta valor añadido (un artículo, un vídeo, un podcast… que sirva para resolver un problema identificado de los usuarios; una utilidad; un relato interesante, curioso…; un concurso, un premio…)
    2. Difundirlo. Aprovechar las diferentes vías de promoción viral para que llegue a la mayor cantidad de gente posible (emails del círculo social cercano, líderes de opinión – influencers – de blogs, sistemas de recomendación…)
  • Emular el comportamiento del buscador

    A través de los emuladores o simuladores de los motores de búsqueda podemos comprobar cómo rastrearan estos (especialmente los más conocidos como GoogleBoot…) las páginas de nuestro sitio web, pues siguen, en lo básico, los mismos procedimientos.

    A través del análisis de los resultados que ofrecen podemos comprobar cuán optimizada están las páginas de nuestro sitio para que la indexación de los buscadores sea lo más efectiva posible.

    Spider Simulator

    Fuente: Spider Simulator

gertrudix

Lecturer and Researcher on Digital Communication (Ciberimaginario - Rey Juan Carlos University - ICONO14)

Latest posts by gertrudix (see all)

Deja un comentario

*

Por seguridad, por favor, realiza la siguiente operación *

captcha *