Espacio de aprendizaje sobre Comunicación Digital

Gestión de productos y servicios: estrategias y tácticas

La gestión de productos y servicios implica dos tipos de decisiones: estratégicas, cuyo objetivo es optimizar los productos y servicios en el mercado en el que opera, y tácticas, cuyo objetivo es optimizar los productos y servicios en relación con las otras variables del mix de marketing (Chernev, 2011).

  • El diseño de los productos y servicios de una compañía debe tener como objetivo la optimización del valor que proporciona a su público objetivo, a la propia compañía y a sus colabores, teniendo en cuenta los siguientes factores:
      • Clientes: Los productos y servicios están determinados por las características de su público objetivo.
      • Compañía: Los objetivos de la compañía, sus activos y sus competencias son fundamentales a la hora de diseñar los productos.
      • Colaboradores: Un empresa no opera sola en un mercado y debe buscar incrementar los beneficios de sus colaboradores.
      • Competidores: A la hora de diseñar los productos y servicios, una empresa debe buscar ofrecer un valor relativo superior al de sus competidores.
      • Contexto: El diseño de productos y servicios es influido por el contexto micro y macroeconómico expuesto arriba.
  • Desde un punto de vista táctico, los productos y servicios deben estar coordinados con el resto de variables del marketing mix: marca, precio, incentivos, comunicación y distribución.
      • Producto y servicio: para optimizar la proposicion de valor de una compañía las compañías deben alcanzar un equilibrio entre los productos y los servicios de su oferta. Por ejemplo, productos poco diferenciados deben destacar ofreciendo servicio a su oferta.
      • Marca: La oferta de una empresa debe ser consistente con la esencia de su marca, que debe actuar como un paraguas.
      • Precio: El diseño de la oferta depende en gran medida del rango de precios en el que se la ubique. Ofertas más caras suelen implicar una percepción de mayor calidad en productos y servicios.
      • Comunicación: El diseño del producto, el embalaje y el etiquetado pueden ser usados como una herramienta de comunicación para familiarizar al consumidor con aspectos de la oferta. Como por ejemplo, la botella de Aquarius, cuya boca ancha permite rehidratarse más rápidamente después de hacer deporte.
      • Distribución: Un diseño de producto que facilite el transporte y el almacenaje puede traer beneficios económicos, como en el caso de Ikea.

Ciberimaginario

Research Group of Rey Juan Carlos University and Research Association ICONO14

Latest posts by Ciberimaginario (see all)

Deja un comentario

*

Por seguridad, por favor, realiza la siguiente operación *

captcha *