Espacio de aprendizaje sobre Comunicación Digital

Ciberperiodista

El periodista digital no es solo el que produce información para emitir en formato digital, también es el que trabaja con medios digitales en la confección de su información. Aquél que utiliza los medios cibernéticos para producir noticias y también el que trabaja en un medio digital.

El ciberperiodista es aquel que “piensa y vive en digital u además lo siente”. Sus rutinas se inventan cada día a medida que la red madura y con ella todos sus usuarios.

El perfil del ciberperiodista

¿Qué funciones hace el periodista digital? ¿En qué se diferencia en cuanto al trabajo del tradicional?

Con el surgimiento del periodismo digital, también se transformó el trabajo del periodista, surgió otro tipo de profesión.

El periodista digital no se encarga solo de elaborar publicaciones digitales y sus contenidos, la verdadera faena viene después. Su principal función es gestionar la información (analizarla y jerarquizarla). El problema que plantea Internet no es precisamente la falta de información, sino su jerarquía, distinguir lo importante de lo irrelevante.

Respecto a la formación del periodista digital, a parte de la carrera universitaria correspondiente para poder acceder al puesto de trabajo (Periodismo, Comunicación Audiovisual o Medios de Comunicación), es imprescindible que sepa funcionar en Internet y tratar textos, además de nociones básicas de retoque de imagen y vídeo. Deben saber explotar los recursos de Internet así como los beneficios de las nuevas tecnologías. También es importante que tengan ciertos conocimientos de diseño gráfico.

Como una puntualización a la exigencia de poseer una carrera universitaria, dicho en el párrafo anterior, comentar que la publicación, en el año 2006, del informe de la prestigiosa Sutton Trust Fundation, sobre la formación universitaria de los 100 periodistas universitarios más influyentes ese año ofreció datos como el siguiente: El 56 por ciento de los que tenían titulación universitaria pertenecían al ámbito Oxbridge, es decir, licenciados en las elitistas Universidades de Oxford o Cambridge, donde la titulación de Grado en Periodismo o “media studies”, jamás ha existido y donde se niegan a impartirla. El porcentaje aumentaba considerablemente si se ampliaba a los exclusivos “college” de la Universidad de Londres -University College, Imperial College y London School of Economics- donde tampoco se imparte la titulación y son igualmente selectivos académica y económicamente.

Así lo recoge el catedrático de Periodismo de la Universidad Carlos III de Madrid, Carlos Elías, en su estudio titulado “¿Perjudica la carrera de Periodismo el buen quehacer informativo? Un análisis del caso británico a través del Sutton Trust Report y su comparativa con España” (I Congreso Internacional Latina de Comunicación Social. 2009. Universidad de La Laguna. Tenerife.

http://www.revistalatinacs.org/09/Sociedad/actas/13elias.pdf

Por lo que que respecta a España, donde si existen estos estudios, están regulados y además se cuenta con un Colegio Profesional, hay que recordar que, según lo estudiado el pasado curso en la asignatura “Derecho de la Comunicación”, para poder ejercer como periodista, sea digital o no, no es necesario estar colegiado ni haber estudiado el Grado en Periodismo, ya que el informar, comunicar o transmitir información no es facultad exclusiva de una profesión determinada, sino que es un derecho de cualquier persona y con el que se persigue favorecer la libertad de información y el pluralismo político.

Las funciones que deben realizar son:

  • Investigar, documentarse (fuentes tradicionales, personas, archivos), contrastar la información.
  • Reconocer las fuentes fidedignas y serias, separándolas de lo que no es información contrastada, imprecisa o falsa.
  • Redactar la información. Han de ser precisos, directos y sintéticos en sus trabajos.
  • Componer la presentación de su trabajo contando con texto, audio, imágenes, foros, vídeos… (Utilizar distintos soportes para completar el texto).
  • Utilizar el hipertexto para dar un contexto a la información y poder relacionarlas con otras noticias del mismo tema.
  • Búsqueda de historias en el archivo para poder relacionar la historia con la actualidad.
  • Buscar elementos externos a la web para poder relacionar la información.
  • Actualizar constantemente la información.
  • Diseñar la interfaz donde se presentan los contenidos (estructura y grafismos) jerarquizando, seleccionando y valorando la información.
  • Diseñar las distintas formas de almacenamiento de la información, dar la posibilidad al lector de descargarse los archivos o descargarse la versión en PDF, etc.
  • Tener en cuenta la interactividad y hacer lo posible para crear espacios interactivos para no desatender al lector virtual.
  • Interactuar con los usuarios, ya sea aportando más información sobre el tema por el que se interesan, o atendiendo a sus consultas.

No obstante, para poder diferenciar un periodista profesional de cualquier usuario que vierte contenido en la red, éste tiene que presentar una serie de aptitudes que lo distingan del resto, como puede ser conocer bien el sistema de comunicación y las características Internet, abarcar los distintos lenguajes de la comunicación (sónico, imagen, video, textos, recursos multimedia…), capacidad para seleccionar y procesar la información de forma que la ofrezca ya trabajada, contrastada, referenciada y sintetizada, ofreciendo un producto fiable y factible; tener un buen criterio para seleccionar noticias y relacionar formatos de información (distribución y estructura de la información); además de tener una excelente redacción que haga la información sea totalmente entendible.

Pensar en digital se convierte en la habilidad más importante que todo periodista debe adquirir para poder desarrollar hoy su trabajo.

En esta nueva era dominada por la tecnología, redactores, editores y fotógrafos almacenan todos sus datos digitalmente.

Existe una afirmación con la que Phil Meyer comenzaba su libro ‘The New precision journalism’: “Si usted es periodista o está pensando en llegar a serlo, puede haber ya advertido esto: Están elevando el estándar de lo que se necesita para serlo”. Y no le falta razón porque en toda redacción que se precie, a los periodistas se les pide más, más de lenguaje y saber hacer técnico.

El periodista digital, además de lo dicho, debe contar con una serie de características a las que se refiere la tesis de maestría de la Escuela de Periodismo Medill de C. Max Magee. Éste investigó las habilidades necesarias para trabajar en una sala de redacción digital; en total 35: lenguaje HTML, Flash, usabilidad, edición de audio y video, administración de redes sociales… Algunas de ellas son buena muestra de las nuevas exigencias a las que antes me refería y que hasta hace bien poco, eran especializaciones técnicas.

Los cambios en la profesión también se reflejan en las ediciones tradicionales de los medios, que se han visto obligadas a reinventarse. Por ejemplo en las tendencias del diseño de impresos o en los estilo de redacción, que pueden tener gran influencia de la web.

Además han introducido nuevas formas de producir contenidos como es el periodismo ciudadano, los chats online con programas en directo y la producción colaborativa, una buena forma de que los lectores tomen parte de la noticia y se sientan más involucrados. Es el llamado Periodismo 3.0. Ahora los periodistas deben competir con el ciudadano de a pie en la red, ya que mediante las nuevas herramientas todo el mundo puede hacer la labor informativa. Es por ello que el profesional del medio debe distinguirse y que mejor que conocer las herramientas y explotarlas al máximo, junto con su buen hacer.

Ciberimaginario

Research Group of Rey Juan Carlos University and Research Association ICONO14

Latest posts by Ciberimaginario (see all)

Deja un comentario

*

Por seguridad, por favor, realiza la siguiente operación *

captcha *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.